ENTREVISTA A BORJA RODRÍGUEZ. PSICÓLOGO. TERAPEUTA SEXUAL Y DE PAREJAS. FORMADOR Y COMUNICADOR.

Tenemos el placer de contar con la presencia de un experto en violencia de género, desde la perspectiva de los hombres que han sido condenados por ejercerla. Él es Borja Rodríguez.

Borja Rodríguez Núñez es psicólogo, sexólogo y terapeuta de parejas desde una perspectiva de género.

Es experto en prevención, detección y atención de la Violencia de Género. Además, es Mediador, Educador y Formador Sexual, y está especializado en Psicología de la Diversidad Sexual.

En la actualidad, trabaja como Coordinador del Área de Hombres Condenados por Violencia de Género para Fundación ASPACIA en Málaga, llevando grupos de reeducación de agresores. Pasa consulta como Terapeuta Sexual y de Parejas en Málaga, y ha sido el Terapeuta Sexual del programa de televisión “Mejor llama a Pilar” de Cuatro.

Es integrante de la Comisión de Psicología e Igualdad de Género del Colegio Oficial de la Psicología de Andalucía Oriental.

Docente con gran experiencia dinamizando grupos de trabajo, imparte talleres y formaciones en entidades, postgrados y masters, asociaciones, ayuntamientos, y allí donde se le necesita, relacionadas con la Diversidad Sexual, el trabajo con Grupos de Hombres Agresores, la prevención del Bullying Homofóbico, la Resolución de Conflictos para personas que trabajan con personas, las Nuevas Masculinidades, la Violencia de Género, la sexualidad, etc.

Borja nos tiene enamorados desde el momento en el que lo conocimos, y es por ello que le damos las gracias por volver a colaborar con nosotros, esta vez, con motivo de las Jornadas para la Prevención de la Violencia de Género: Sexualidad, Emociones y Violencia de Género.

Os dejamos con la entrevista que le hicimos.

Buenos días, para comenzar con la entrevista, vamos a contextualizar un poco, por lo que la primera pregunta obligada es:

1.- La ponencia “Hombres que ejercen la violencia” tiene un título muy concreto, ¿hay un patrón en la conducta de los hombres que ejercen la violencia?

Nos encontramos con un problema estructural como base de la violencia de género. Da igual el entorno social, familiar o económico. Incluso da igual la edad. La hegemonía educativa heteropatriarcal es transversal a todo ello.

No puedo decir bajo mi experiencia que exista un patrón conductual concreto en cuanto a la violencia que ejercen algunos hombres. Existen diferentes tipos de violencia de género, igual que existen diferentes y muy diversas maneras de llevarla a cabo. Lo que sí es un patrón que se repite en todos ellos es la educación heteropatriarcal y sexista. Por lo tanto nos encontramos con un problema estructural como base de la violencia de género. Da igual el entorno social, familiar o económico. Incluso da igual la edad. La hegemonía educativa heteropatriarcal es transversal a todo ello.

 

2.- Trabajar con hombres que ejercen la violencia es un trabajo en cierta medida complicado debido a las resistencias que pueden presentar, ¿hay alguna manera en la que llega a conectar con ellos para poder romper esas resistencias? Finalmente, ¿se dan cuenta de la violencia que ejercen?

El trabajo con ellos es muy complicado por dos razones fundamentales, a las que luego hay que sumar otras que comentaremos también en las jornadas. Pero las más fundamentales son, por un lado y como comentáis, las resistencias que presentan a lo largo de todo el tratamiento. Y por otra, la enorme desmotivación con la que llegan. Hay que tener en cuenta que éste programa de 10 meses es una medida alternativa de prisión, que aunque a priori pueda parecer una gran “oferta”, a sus ojos sigue siendo injusta porque a su entender no han hecho nada. Por lo que realizar un trabajo personal de re-educación obligado por un sistema judicial que ellos creen injusto no da pie a comenzar con muchas ganas a trabajar.

¿Hay hombres que reconocen y se arrepienten de la violencia ejercida? Si. ¿Menos de los que me gustaría? También, porque con que haya uno que no asuma ni reconozca ya hay menos de los que me gustaría.

No te puedo dar un número concreto porque no se trata únicamente de reconocer el delito y la violencia ejercida. Se trata de incorporar a la vida la perspectiva de género, y a las relaciones de pareja futuras diferentes herramientas para que esas relaciones sean sanas y positivas para ambas partes (y para los hijos e hijas si los hay). Algo que incluso haciéndose de manera voluntaria es complejo porque implica cuestionar conductas, esquemas de pensamiento y emociones, y después, poner en práctica lo aprendido. Y eso, como digo, no es nada sencillo.

¿Hay hombres que reconocen y se arrepienten de la violencia ejercida? Si. ¿Menos de los que me gustaría? También, porque con que haya uno que no asuma ni reconozca ya hay menos de los que me gustaría. Pero eso ya no está ni en mi mano ni en la de nadie, únicamente en la ellos. No puedes obligar ni forzar a nadie a desaprender y cambiar.

3.- La violencia de género se trata de una lacra de los Estados democráticos, y que no cesa en aumentar sus cifras. Un claro ejemplo es el de la mujer asesinada en Cartagena apenas unas horas después de haber denunciado a su agresor (https://politica.elpais.com/politica/2017/09/25/actualidad/1506348979_820255.html), ¿cómo cree que podría evitarse este tipo de violencia? ¿Hay soluciones para esta lacra?

Al ser un problema transversal a todas las sociedades y sistemas políticos, bajo mi punto de vista, la única manera de erradicar la violencia de género de raíz es a través de la educación con perspectiva de género. No un curso o taller puntual, no una formación académica de unos pocos meses (que también). Sino una educación real y tangible desde las escuelas. Dotar a las guarderías, colegios e institutos de recursos personales y materiales para educar a niños y niñas en igualdad, los buenos tratos, en el respeto y las relaciones de parejas sanas y positivas, entre otras cosas. Respeto no únicamente en relaciones de pareja, sino respeto a uno/a mismo/a y a todas las personas que nos rodean, sin importar nada más, solo el hecho de que es una  persona, un ser humano igual que tú.

La única manera de erradicar la violencia de género de raíz es a través de la educación con perspectiva de género.

Lo que hay hecho hasta ahora a nivel legal y social está muy bien, pero es necesario y muy urgente seguir avanzando. No se puede consentir en ninguna sociedad que sigan ocurriendo asesinatos como el que comentabas de la joven de Cartagena. Es algo que no se va a evitar dotando únicamente de un sistema legal. ¿Es necesario ese sistema de protección? Indudablemente. ¿Hace falta algo más? Sí, educar, educar y educar, desde la infancia. Sino, lo único que hacemos como sociedad es seguir poniendo parches y lamentando sucesos tan tristes y graves como el de ésta joven, a cuya familia me gustaría dar mi más sincero pésame desde aquí.

A ambas familias de hecho, porque por razones distintas, ambas familias están sufriendo.

4.- ¿Cuál es el número aproximado de hombres que ejercen la violencia que finalmente se rehabilitan, según su experiencia profesional?

Más que una cuestión de rehabilitar, es una cuestión de re-educar. No son personas enfermas ni necesitadas de un tratamiento especial, ni que necesiten reinsertarse en la sociedad, porque viven en la sociedad, y esa misma sociedad es partícipe y cómplice de esa educación heteropatriarcal de la que hablábamos anteriormente. Desde esa perspectiva de la re-educación emocional, mental, conductual y sexo-afectiva con la perspectiva de género como eje transversal, hay un alto número de personas que pasan por los grupos que generan ciertos cambios a mejor en su vida, para ellos y sus hijos e hijas si los hay, y para las futuras parejas. La cuestión viene en que no todos lo hacen de la misma manera ni al mismo nivel, porque ninguno de ellos llega en la misma circunstancia ni viene con las mismas características. Lo que sí te puedo decir es que muy pocos se van igual que como llegaron.

5.- La violencia de género es una de las consecuencias del sistema patriarcal, del machismo, sexismo y discriminación que presenta nuestra sociedad, en tu opinión, las herramientas tales como la Educación Emocional, los valores, el respeto, la empatía o la asertividad, ¿son necesarias para luchar contra todo tipo de violencia? ¿Qué prioridad le darías a este tipo de propuestas en el sistema educativo actual?

Hablemos del enorme papel de la mujer en la historia, en todas sus vertientes. Pongamos en valor éste hecho, enseñemos a las niñas a que pueden hacer grandes cosas si se lo proponen, y a los chicos a permitir que esto ocurra, sin pisotear ni sentirse pequeños, desplazados o menos hombres por ello.

Como comentaba anteriormente, le daría TODA la importancia en el sistema educativo actual. La haría transversal a todas las materias, todos los cursos y todos los grados, a todas las edades y no como una sesión o taller, como se hace actualmente, sino como asignatura y formación que atravesara todo el sistema educativo, desde infantil hasta la universidad.

Lo que ocurre es que para eso, como para todo, hace falta mucha voluntad, interés, ganas y, en éste caso, una partida presupuestaria que lo haga funcionar.

Pero aun así, hay cosas que se pueden ir haciendo ya. Hace poco me preguntaba un profesor en una charla que di para el Área de Igualdad del Ayuntamiento de Málaga, que con la situación actual de crisis económica (la excusa para todo), la masificación en las aulas y demás, que no se puede hacer más de lo que se  hace, y que éste tipo de educación se tiene que empezar en casa. Le dije que sí, que llevaba razón, pero que la educación en igualdad no es una pelota que puedes ir pasándote, sino que se tiene que hacer en casa y en el colegio, y que se puede hacer ya desde las escuelas. Como le comenté, hay muchas maneras de enseñar literatura y ciencias por ejemplo. Saquemos a la luz a las escritoras y científicas que tanto han aportado a nuestra cultura. Empoderemos a las niñas desde la base con ese tipo de educación, en la que vean que hay mujeres en el pasado y a día de hoy que hacen grandes descubrimientos y grandes novelas. Hablemos del enorme papel de la mujer en la historia, en todas sus vertientes. Pongamos en valor éste hecho, enseñemos a las niñas a que pueden hacer grandes cosas si se lo proponen, y a los chicos a permitir que esto ocurra, sin pisotear ni sentirse pequeños, desplazados o menos hombres por ello.

6.- Para terminar y a modo de conclusión: ¿Por qué cree que es necesario llevar a cabo unas Jornadas de prevención de la violencia de género?

Porque creo que es el siguiente paso. Después de los parches necesarios que se han ido poniendo, vamos a seguir avanzando. Y en éste caso, el paso natural es la prevención. Naturalmente hay que seguir detectando y atendiendo la violencia, pero sigamos avanzando, trabajemos en prevención para erradicarla de la sociedad. Y como comentaba, no hay mejor manera de hacerlo que educando y formando. Y por eso estas jornadas son tan importantes. Mil gracias a Assex por contar conmigo de nuevo, es un enorme placer para mi poder participar en estas jornadas y poder compartir con vosotros y vosotras mi experiencia laboral y personal.