Entrevista a Carmen Castillo

publicado en: Educación Sexual, Slider, Últimas Noticias | 0

Desde que ASSEX conoció a Carmen Castillo, se enamoró de su profesionalidad y buen hacer. Hemos colaborado con ella a través de la Dirección General de Mujer e Igualdad de Oportunidades. Es una gran profesional y sus ponencias no te dejaran indiferente. Podrás tener la suerte de escucharla gracias a que participa en nuestras Jornadas.

Carmen Castillo Sánchez, Educadora en materias de Igualdad de Oportunidades y Prevención contra la violencia de género. Licenciada en Derecho y un Máster en Igualdad, Malos tratos y violencia de género por la UNED, que se complementan con numerosos Cursos en estas materias, asistencia a Jornadas y Seminarios. Desarrolla su labor mediante la impartición de Talleres dirigidos a diferentes colectivos, pero principalmente a adolescentes y jóvenes en Centros Educativos y en la Universidad de Murcia.

Ha colaborado en diversos Proyectos de sensibilización y formación promovidos, coordinados y organizados por la Dirección General de Mujer de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Región de Murcia.

Os dejamos con su entrevista, un aperitivo de lo que nos contará en su ponencia.

Buenos días, para comenzar con la entrevista, vamos a contextualizar un poco, por lo que la primera pregunta obligada es:

1.- ¿Qué entendemos por violencia de género y violencia en la pareja?

Prefiero utilizar el término violencia contra las mujeres o violencia machista, que nombra directamente el origen de esta lacra, que es la desigualdad entre hombres y mujeres, las relaciones de poder que históricamente han tenido los hombres sobre las mujeres.

La expresión violencia de género es muy amplia, hace alusión a toda violencia que se ejerce sobre las mujeres por el mero hecho de serlo. Es un delito que lesiona derechos humanos fundamentales como la dignidad, la libertad, la vida…

Desgraciadamente podemos hablar de múltiples formas de violencia de género como la mutilación genital femenina, la trata con fines de explotación sexual, los matrimonios forzosos, el acoso sexual en el ámbito laboral, o la violencia en el ámbito de la pareja.

Personalmente prefiero utilizar el término violencia contra las mujeres o violencia machista, que nombra directamente el origen de esta lacra, que es la desigualdad entre hombres y mujeres, las relaciones de poder que históricamente han tenido los hombres sobre las mujeres.

2.- Usted ha sido parte esencial en la creación de la guía de actuación contra la violencia de género en el ámbito educativo ¿Qué podemos encontrar en esta guía?

Efectivamente, he tenido la suerte de colaborar en este Proyecto, que constituye una más de las múltiples iniciativas de sensibilización y prevención que se llevan a cabo desde la Dirección General de Mujer. La Guía contiene una serie de orientaciones básicas que permitan a los y las profesionales que trabajan en el ámbito educativo:

  • Identificar y detectar situaciones de violencia de género que puedan producirse en este contexto.
  • Saber cómo actuar y dónde acudir cuando se sospeche o se tenga conocimiento de una de estas situaciones, en coordinación con los servicios y recursos de atención especializada competentes. Se pretende procurar una atención inicial y a medio /largo plazo lo más adecuada posible.

Se abordan de manera diferenciada los siguientes supuestos posibles:

  • Alumna del Centro que sufra maltrato de su pareja o ex pareja.
  • Presunto maltratador, alumno del Centro.
  • Alumnado, hijos e hijas de mujeres víctimas de violencia de género.
  • Mujeres víctimas de violencia de género que trabajan en el Centro.
Un chico de 16 años que maltrata a su novia no nace así. La violencia machista se aprende. La población joven no es la culpable de las cifras y datos sobre violencia de género.

3.- ¿Cuáles son los objetivos que debemos proponernos para prevenir la violencia de género en el ámbito educativo?

Creo que debemos partir de un planteamiento básico:

Un chico de 16 años que maltrata a su novia no nace así. La violencia machista se aprende. La población joven no es la culpable de las cifras y datos sobre violencia de género.

En mi opinión, el primer objetivo debe ser hacerles CÓMPLICES precisamente de nuestra labor de prevención. Inculcarles que creemos en ellos y ellas como esperanza de una sociedad libre de violencia, de un futuro mejor.

A lo largo de estos años, mi experiencia con jóvenes y adolescentes, como formadora en estas materias, ha sido muy satisfactoria. Tienen un gran valor y un gran potencial. Responden fenomenal a cualquier actividad que les planteas (hacer vídeos, manifiestos, diseñar carteles o campañas…)

Creen firmemente en la Igualdad como valor esencial para la convivencia, pero tenemos que ayudarles a pararse a pensar y observar su entorno, a saber “filtrar” toda la maquinaria que les rodea, a mirar con gafas violetas el mundo, su mundo, a ser críticos/as, y desarrollar una actitud permanente de tolerancia cero frente a cualquier tipo de violencia y especialmente frente a la violencia machista.

Me parece esencial que les enseñemos las ventajas que tiene la Igualdad para las mujeres pero también para los hombres, que en una sociedad igualitaria son más libres y más felices. Debemos demostrarles que el machismo les perjudica también a ellos y que su implicación es fundamental y les hace mejores. Siendo igualitarios, ganan. Pero hay que demostrárselo.

Así mismo, hay que darles información sobre la violencia de género en el ámbito de la pareja: ayudarles a identificar aquellos comportamientos y conductas abusivos y de control que se producen inicialmente, que tienen apariencia de protección y de amor, que son muy sutiles al principio pero que pueden derivar en maltrato. Que sepan que una relación tóxica se construye poco a poco y que hay que cortar de raíz y no dejar que vaya a más.

Enseñarles a identificar, detectar y también a saber qué hacer y dónde acudir si les pasa o si son testigos de una relación de maltrato, y para ello me parece imprescindible utilizar aquellos medios que les son más cercanos: las nuevas tecnologías (whatsapp y demás redes sociales, internet…) suponen toda una revolución que debemos aprovechar en nuestra tarea de formación con la población joven y adolescente, ya que constituyen su día a día a la hora de comunicarse y socializarse.

En la actualidad existen numerosas aplicaciones para móviles muy útiles, enlaces y páginas de interés. Debemos darles a conocer estos instrumentos a los que acceden con tanta facilidad y pedirles que difundan.

Nuestros jóvenes son perfectamente capaces de describir lo que es una relación sana con todos los ingredientes que sí hacen que la pareja sea feliz

4.- ¿Cuáles son los mitos más extendidos que mantienen nuestros jóvenes  sobre las relaciones de pareja y el amor?

Los más arraigados tal vez sean que tener pareja es fundamental en la vida, que el amor es algo mágico que todo lo puede y que tenemos una media naranja, que cuando la encontramos hay que conservar como sea porque es nuestro complemento.

Que el amor supone sacrificio, renuncia (a amistades, a actividades que me gustan…) y sufrimiento, y especialmente que los celos son amor, que si controlo la manera de vestir o de arreglarse de mi chica o le prohíbo que salga sin mi o le miro el móvil o la acribillo a whatsapp para ver qué hace las 24 horas es porque me preocupo por ella y la quiero…y para ella todas esas actitudes son muestras de amor y protección, de ese príncipe azul que ha llegado a mi vida y que encima es un tiazo chulito que se parece mucho al protagonista masculino de la última serie o película de moda, y al que tengo que tener contento en todo para que no se enfade…

Pero en cuanto reflexionas con ellos y ellas a través de algún vídeo, debate o alguna dinámica son perfectamente capaces de describir lo que es una relación sana con todos los ingredientes que sí hacen que la pareja sea feliz: confianza, tolerancia, respeto, igualdad, libertad…Insisto en que tenemos que ser optimistas y seguir trabajando porque los resultados que se alcanzan son espectaculares.

5.- Para terminar y a modo de conclusión: ¿Por qué cree que es necesario llevar a cabo unas Jornadas de prevención de la violencia de género?

Toda actuación divulgativa, de sensibilización e información me parece fundamental para continuar luchando contra esta lacra, que atañe a la sociedad en su conjunto, y para cuya erradicación cada persona puede hacer mucho, en su día a día.

A pesar de los avances legislativos, políticos, institucionales, sociales…que en los últimos años están ayudando a visibilizar y tomar conciencia del problema, la violencia de género sigue siendo una realidad muy desconocida. Toda actuación divulgativa, de sensibilización e información me parece fundamental para continuar luchando contra esta lacra, que atañe a la sociedad en su conjunto, y para cuya erradicación cada persona puede hacer mucho, en su día a día.

Vamos por buen camino, pero no hemos llegado a la meta. Cuanto más sensibilicemos sobre el tema, especialmente a la población joven, más cerca estaremos de alcanzarla.

¡Muchas GRACIAS por contar conmigo!