Entrevista a Felix López

Con la presencia de Felíx López en nuestras II Jornadas, cumplimos una promesa. Nos comprometimos a traerlo a la Región, para regocijo de los murcianos que deseamos escucharlo. Es un  gran honor tener, en esta nueva edición, a un hombre que ha trabajado y sigue luchando duro por la sexualidad y la educación sexual en España.

 

Félix López Sánchez,  es Catedrático de Psicología de la Sexualidad en la Universidad de Salamanca. Lleva 35 años siendo docente en la Universidad, impartiendo clase a todos los niveles educativos en educación sexual. Lleva a sus espaldas 30 años de investigación reconocidos por la Agencia Nacional de Evaluación. Ha obtenido el “Premio infancia Castilla-León”. Es Profesor Honoris Causa por la Universidad de San Marcos de Lima (Peru). Entre sus numerosas publicaciones destacamos:

 

 

Félix López, viene a nuestras Jornadas a hablarnos sobre este último libro. Un libro que nos acerca a la ética de la sexualidad y de la educación sexual. Su ponencia no nos dejará indiferentes, en absoluto. Os dejamos, un pequeño aperitivo de su pensamiento, a través de esta entrevista, que le hemos hecho.

 

Buenos días, para comenzar con la entrevista, vamos a contextualizar un poco, por lo que la primera pregunta obligada es:

1.- ¿Qué entendemos por educación sexual o deberíamos llamarla educación afectivo-sexual?

 

Los dos nombres están bien. Educación sexual porque es la entrada internacional en las investigaciones y publicaciones y afectivo sexual porque quienes la denominan así ponen el énfasis en que no se deben olvidar los afectos. Los afectos sexuales son (deseo, atracción y enamoramiento) y los sociales (apego, amistad, sistema de cuidados y altruismo). Personalmente, en todas mis publicaciones, he usado “educación sexual”, que no entiendo sin afectos y ética. Pero he trabajado mucho con Harimaguada y ellas prefieren el segundo nombre.

La educación emocional supone aprender a expresar, comprender, compartir, regular las emociones y usarlas socialmente bien y eso es importante para todo.

2.- ¿Cree que es importante la educación de las emociones dentro de la educación sexual?

 

La educación emocional supone aprender a expresar, comprender, compartir, regular las emociones y usarlas socialmente bien y eso es importante para todo. Pero considero que la gente, la mayoría, habla de emociones sin tener ni idea y hay interés social para que la gente se queje poco, sea poco crítica, trabaje más,  etc., manipulación que es una perversión. Yo que siempre he trabajado este tema (López, 2009, Amores y desamores) no creo que deba ser una materia separada en la educación.

Para las relaciones de intimidad sexuales son muy importantes los aspectos señalados de la buena educación emocional, especialmente expresar, comprender, compartir y regular las emociones.

El termino erotofilia significa estar reconciliado con el hecho sexual humano, reconocerlo, sentirlo y vivirlo de forma positiva.

3.- Con respecto a la educación sexual, a lo largo del tiempo, se han sucedido, solapado y desarrollado algunos modelos teóricos de cómo debemos entender la educación sexual. Usted postula que el más efectivo es el modelo biográfico-profesional ¿en qué consiste dicho modelo?

 

Tiene de específico, definir cuál es el rol de la persona, la familia y los profesionales, que es lo que no explican, ni hacen bien, otros modelos.  Lo he explicitado en muchas publicaciones y especialmente en algunas sobre sexualidad en la discapacidad intelectual, porque las personas pueden tener dificultades en el uso de su libertad, como los menores de edad.

 

4.- Una palabra que nos viene a la mente cuando pensamos en Félix López, es erotofilia ¿en qué consiste este término? ¿qué hemos de hacer/pensar para serlo?

 

Significa estar reconciliado con el hecho sexual humano, reconocerlo, sentirlo y vivirlo de forma positiva. Se expresa especialmente en los aspectos emocionales de las actitudes y hasta en la fisiología de las personas. El otro polo es la erotofobia.

Los principios son: Ética del consentimiento, el placer y el bienestar compartido, la igualdad, la lealtad, el derecho a la vinculación y la desvinculación, la ética de los cuidados a la pareja y a las crías, la ética de la salud y la ética de las diversidades.

5.- José Antonio Marina en su libro “El rompecabezas de la sexualidad” nos muestra la importancia de la ética con respecto a las relaciones eróticas. Usted, en su reciente libro de 2015, “Ética de las relaciones sexuales y amorosas”, propone que la educación  sexual debe basarse en la ética sexual ¿cuáles son los fundamentos en los que se basa dicha ética? ¿Por qué es necesaria esta ética?

Es necesaria la ética entendida en el sentido Socrático (vivir bien, sentirse concernido por el bienestar propio y de la pareja). Lo fundamento en la ética Kantiana y Habermas (es la ética argumentada humanamente), la ética del placer y el bienestar, la  ética de las emociones, especialmente de la empatía, etc. en un libro amplio, que irá seguido de otro que se publicará, en estos meses, con una propuesta de unidades didácticas para el uso escolar y extraescolar de adolescentes y adultos. Los principios son: Ética del consentimiento, el placer y el bienestar compartido, la igualdad, la lealtad, el derecho a la vinculación y la desvinculación, la ética de los cuidados a la pareja y a las crías, la ética de la salud y la ética de las diversidades.

Son necesarios estos principios para no convertir la sexualidad en un “campo de minas”, lleno de sorpresas, manipulación y dolor, en definitiva para, siguiendo a Kant, no tratar a las personas como objetos, etc.

Para terminar y a modo de conclusión:

  1. ¿Por qué cree que es necesario llevar a cabo unas Jornadas de educación sexual y emocional?

Porque falta sensibilización y formación en este campo de la educación.

Son necesarios estos principios para no convertir la sexualidad en un “campo de minas”, lleno de sorpresas, manipulación y dolor, en definitiva para, siguiendo a Kant, no tratar a las personas como objetos, etc.