Entrevista a J. Alejandro López. Presidente de la ASSEX

El Presidente de ASSEX, también formará parte del círculo de ponentes de nuestras Jornadas. Interesado, vehementemente, en cómo las actitudes sobre sexualidad moldean nuestros comportamientos, aduce que el cambio de actitudes es la base para una nueva visión de la sexualidad más positiva, de esto es de lo que nos hablará en su ponencia.Alejandro López 5
J. Alejandro López es Licenciado en Psicología por la Universidad de Murcia en el 2006 se especializó en Psicología Educativa, prosiguió sus pasos por la rama de la educación realizando el antiguo Certificado de Aptitud pedagógica (CAP) y posteriormente se licenció en Psicopedagogía (2011). Comenzó a trabajar como profesor de FP en el módulo de Formación y Orientación Laboral de Ciclo Formativo de Grado Superior, en la titulación de Técnico Superior de Educación Infantil y posteriormente en el módulo de Relaciones en el Equipo de Trabajo de Ciclo Formativo de Grado Medio, en la titulación de Técnico Auxiliar de Enfermería. Realiza el Máster de Sexología y Terapia de Pareja por la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo Conductual (AEPCCC) en Madrid. Justo al acabar dicho Máster (2014), funda junto a Nuria Faus la Asociación de Sexualidad Educativa de ámbito nacional (ASSEX) en la que ejerce como Presidente.

Esperamos que su intervención logre arrojar un poco de luz, sobre la situación actual de la educación sexual en España.
ASSEX (A): Buenas tardes, en primer lugar habría que aclarar…

1. ¿A qué nos referimos cuando decimos Sexualidad Educativa?

decimos Sexualidad Educativa nos estamos refiriendo al modo en el que las personas pueden adquirir o cambiar sus actitudes ante la sexualidad, para que las funciones de esta, se manifiesten desde la erotofilia, promoviendo una salud emocional/sexual satisfactoria que provoque una buena calidad de vida.

Alejandro López (AL): Sexualidad y educación son los dos términos con los que podemos definir a ASSEX. Podemos considerar que educar es conseguir que una persona adquiera y/o cambie sus actitudes a nivel cognitivo, conductual y afectivo. Por otro lado, entendemos la sexualidad como un elemento inherente al ser humano, que forma parte de su personalidad, indivisible y que cumple funciones como el placer, la reproducción, la comunicación. En definitiva, cuando decimos Sexualidad Educativa nos estamos refiriendo al modo en el que las personas pueden adquirir o cambiar sus actitudes ante la sexualidad, para que las funciones de esta, se manifiesten desde la erotofilia, promoviendo una salud emocional/sexual satisfactoria que provoque una buena calidad de vida.

(A): Actualmente parece que la sexualidad ya no es un tabú como haces unos años pero, como psicopedagogo y sexólogo…

2. ¿En qué punto nos encontramos en cuanto a educación sexual? ¿Se ha avanzado con las nuevas leyes en educación?

(AL): En la actualidad nos encontramos con bastantes reticencias a la hora de implantar una educación sexual, dentro de la educación formal. Seguimos luchando contra tabúes que dificultan que nuestra labor pueda llevarse a cabo con naturalidad, como el extendido mito de que si les hablamos a los jóvenes de sexo, les estamos incentivando a probarlo, cuando la realidad es que ellos ya vienen incentivados desde que nacen, el placer está inserto en nosotros desde nuestra primera respiración.

Tenemos que seguir luchando por conseguir una verdadera educación que abogue por un desarrollo completo e integral de nuestros jóvenes.

Con respecto a las leyes de educación, es cierto que con la LOE, se han dado pasos hacia un modelo integral de educación, intentando que el desarrollo humano sea lo más completo posible, dejando un espacio necesario para la educación sexual. Por su parte de LOMCE, ha hecho mucho hincapié en la igualdad entre hombres y mujeres y la prevención de comportamientos sexistas, en nuestros centros educativos. Pero aún hoy, tenemos que seguir luchando por conseguir una verdadera educación que abogue por un desarrollo completo e integral de nuestros jóvenes.

(A): 3. ¿Existe una formación real para que el profesorado lleve a cabo una educación sexual de calidad?

(AL): Dentro de los Centros de Profesores y Recursos (CPR), podemos encontrar cursos destinados a la formación permanente (y necesaria) de nuestros docentes. También es cierto, que son pocos los cursos que se destinan a que el profesorado adquiera unas competencias en sexualidad, con las que puedan elaborar programas de educación sexual de calidad.

Debemos ser conscientes, que desde la misma formación inicial de los maestros y profesores, apenas trabajan lo emocional y sexual. Es una asignatura pendiente, que provoca ciertas carencias en la formación de nuestros futuros docentes.

Desde nuestra asociación abogamos por la necesidad de llevar a cabo este tipo de cursos y proponemos una serie de programas destinados a cubrir esta necesidad educativa. También, debemos ser conscientes, que desde la misma formación inicial de los maestros y profesores, apenas trabajan lo emocional y sexual. Es una asignatura pendiente, que provoca ciertas carencias en la formación de nuestros futuros docentes.
(A): Respecto a la asociación de la cual eres presidente, Assex…

4. ¿Qué labor cumple para con la educación sexual?

(AL): Nuestra labor, podemos integrarla en la conocida prevención primaria. Nuestros objetivos se encaminan a orientar, asesorar e informar a toda la población sobre cualquier aspecto de la sexualidad humana, con un carácter proactivo y preventivo, es decir, antes de que la persona pueda sufrir algún tipo de dificultad, trastorno o disfunción.

Nuestros objetivos se encaminan a orientar, asesorar e informar a toda la población sobre cualquier aspecto de la sexualidad humana, con un carácter proactivo y preventivo.

(A): 5. ¿Se encuentran dificultades para poder ejercer una educación sexual a todos los niveles?

(AL): Dificultades tenemos, si. En primer lugar, por todos los mitos y creencias erróneas que venimos arrastrando, como ya hemos comentado, desde antaño. Hemos de trabajar en el cambio de actitudes tanto de nuestros alumnos, como de las familias y de las administraciones públicas y educativas. Es una lucha lenta pero ha de ser constante.

Por otro lado, tenemos el problema económico. Falta el motor económico para poder impulsar el trabajo de profesionales que desean cubrir una necesidad básica como es la de una educación integral.

Hemos de trabajar en el cambio de actitudes tanto de nuestros alumnos, como de las familias y de las administraciones públicas y educativas.

(A): 6. En la actualidad parece que la educación emocional está empezando a formar parte de los intereses en la educación formal. ¿Cómo afecta este hecho a la educación sexual? ¿Qué futuro cree que le depara a ambas?

(AL): No podemos entender la educación sexual sin nociones básicas de la educación emocional, puesto que sin esta, dicha educación sexual puede convertirse en una mera exposición de riesgos: infecciones, embarazos, etc. La educación sexual ha de ir más allá, hemos de educar también en asertividad, empatía y escucha activa, entre otras habilidades. Entiendo que el futuro de ambas está enraizado y que tarde o temprano, serán un objetivo serio dentro de los currículos educativos, ya sea a nivel transversal o con asignaturas concretas, que versen sobre esta temática.

No podemos entender la educación sexual sin nociones básicas de la educación emocional, puesto que sin esta, dicha educación sexual puede convertirse en una mera exposición de riesgos: infecciones, embarazos, etc.

(A): 7. ¿Por qué cree que es necesario llevar a cabo unas Jornadas de educación sexual y emocional?

El objetivo de estas Jornadas es el de concienciar tanto a profesionales como al resto de la población, de la importancia de una educación sexual y emocional para todos, de calidad y científica. Aunar los conocimientos actuales sobre educación sexual y emocional, para promover el bienestar de nuestros discentes e hijos y para mejorar la convivencia entre todos, es un objetivo necesario que nos planteamos en estas Jornadas.

El objetivo de estas Jornadas es el de concienciar tanto a profesionales como al resto de la población, de la importancia de una educación sexual y emocional para todos, de calidad y científica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.