Entrevista a María Pérez Conchillo. Vicepresidenta de la World Association For Sexual Health.

Este año tenemos con nosotros a una de las profesionales más importantes dentro de la sexualidad y la educación sexual. Ella es la Doctora María Pérez Conchillo. Con su presencia, ASSEX cumple uno de sus sueños, traer a los científicos/as más relevantes del panorama nacional e internacional en materia de educación sexual y sexología.

Pérez Conchillo es Directora del Instituto Espill de Psicología y Sexología.  Experta en Sexualidad Humana y Educación Sexual, Máster en Promoción de la Salud Sexual, Máster en Salud Sexual y Sexología Clínica. Vicepresidenta de la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS), Directora del Servicio Atención Psicológica a Menores Víctimas de Abusos sexuales Consellería Bienestar Social, Psicóloga Especialista en Psicología Clínica y Doctora en Psicología

Su ponencia versará sobre la Educación sexual y los Derechos Sexuales. Sin duda, esta es una de las ponencias que no os podéis perder en absoluto. Como aperitivo os dejamos con su entrevista.

Las Jornadas son una excelente manera de promocionar la educación sexual y ya hemos hablado de la importancia que tiene la educación sexual y del impacto de sus beneficios en el área personal y social.

Buenos días, para comenzar con la entrevista, vamos a contextualizar un poco, por lo que, la primera pregunta obligada es:

1.- ¿Qué entendemos por Derechos sexuales?

Los derechos sexuales son derechos humanos universales que promueven la libertad y el respeto para expresarse sexualmente.

La primera Declaración de los Derechos Sexuales se hizo en el año 1997, en el 13º Congreso Mundial de Sexología, presidido por los Doctores María Pérez Conchillo y Juan José Borrás Valls, que se celebró en Valencia (España) con el lema Sexualidad y Derechos Humanos

Esta declaración produjo un cambio importante en la historia de la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS), organizadora del congreso, que asumió la defensa de los derechos sexuales como aspecto fundamental para la promoción de la salud sexual y el campo de la sexología .

Los derechos sexuales son derechos humanos universales que promueven la libertad y el respeto para expresarse sexualmente.

En la esencia de los Derechos sexuales está la definición de salud sexual propuesta por la Organización Mundial de la Salud en 1975: “Salud sexual es la integración de los elementos somáticos, emocionales, intelectuales y sociales del ser sexual por medios que sean positivamente enriquecedores y que potencien la personalidad, la comunicación y el amor (…) esta noción de la salud sexual supone la adopción de un criterio positivo respecto de la sexualidad humana. Una concepción que contempla la sexualidad como una capacidad inherente al ser humano, que se expresa a lo largo del ciclo vital, respetuosa con las variantes sexuales existentes, rechazando cualquier conducta sexual que venga impuesta por la coacción, sea física, legal, moral o psíquica”. (OMS, 1975).

El término derechos sexuales, cada vez tiene mayor fuerza, hasta el punto que el gobierno de Estados Unidos ha comenzado, en 2015, a utilizar el término “derechos sexuales” en los encuentros en la ONU sobre los derechos humanos y el desarrollo global.

2.- Dentro de la educación formal en España ¿Cree que sería importante establecer dentro del currículo educativo una asignatura concreta sobre educación sexual o que debe aparecer esta de forma transversal incluyéndose en todas las materias?

Es una pregunta difícil de responder. Cuando se abordarla de manera transversal, aunque teóricamente la propuesta sea impecable, en la práctica aparecen muchos inconvenientes que pueden dar como resultado que se diluya el tema y no se plantee de manera adecuada. Entiendo que la educación sexual es tan conveniente y necesaria que debería abordarse de manera transversal, y también complementar la formación como asignatura y talleres específicos sobre el tema.

La educación sexual es un derecho universal al que todas personas deberían tener acceso.

Debemos entender que la sexualidad es una dimensión de nuestra personalidad, que somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos, que la sexualidad abarca aspectos esenciales de nuestra vida: género, reproducción, vinculo amoroso, relaciones sexuales y erotismo. Que comprende aspectos biológicos y psicológicos y sociales que nos relaciona con el mundo y que tiene un impacto fundamental en nuestro bienestar y calidad de vida. Por tanto debería extremarse el interés en ofrecer una educación sexual de calidad en todas las etapas del ciclo educativo y también fuera del entorno educativo. La educación sexual es un derecho universal al que todas personas deberían tener acceso.

3.- ¿Debemos trabajar las emociones dentro de la educación sexual? ¿Debemos trabajar la ética y la moral dentro de la educación sexual o dejar esta a las familias?

La sexualidad, como hemos comentado, es una dimensión de nuestra sexualidad y comprende aspectos biológicos, psicológicos y sociales. Las emociones juegan un papel esencial en nuestra vida, los humanos somos seres emocionales, esto es inherente a nuestra naturaleza. No se puede abordar la educación sexual sin tener en cuenta las emociones y la ética. En el documento Promoción de la Salud Sexual, Recomendaciones para la Acción, editado por la OMS (Organización Mundial para la Salud, 2000) en el que tuve la oportunidad de colaborar como asesora temporal de la OMS en materia de salud sexual, se propone dentro de las estrategias y cito textualmente:

Promover un comportamiento sexual responsable. Un comportamiento sexual responsable se expresa a nivel individual, interpersonal y comunitario.

Los profesionales debemos tener muy claro cuales son nuestros referentes conceptuales que tienen que estar basados en conocimientos científicos y en consensos profesionales, tomando los derechos sexuales como referencia incuestionable.

Este se caracteriza por autonomía, honestidad, respeto, consentimiento, protección, búsqueda del placer y bienestar. La persona cuyo comportamiento sexual es responsable no se propone hacer daño, y se abstiene de explotación, acoso, manipulación y discriminación.  Una comunidad promueve comportamientos sexuales responsables al suministrar conocimiento, recursos y derechos que las personas necesitan para adoptar estas prácticas.

Entiendo que la referencia a la ética y a los comportamientos sexuales responsables deben estar en la base de cualquier programa de educación sexual. Los profesionales debemos tener muy claro cuales son nuestros referentes conceptuales que tienen que estar basados en conocimientos científicos y en consensos profesionales, tomando los derechos sexuales como referencia incuestionable;  así lo recoge las directrices de la OMS, la Asociación Mundial para la Salud Sexual y las conclusiones del documento: Educación para la sexualidad con bases científicas, recomendaciones de un grupo internacional de expertos, reunión científica que tuve el honor de coordinar y cuyas conclusiones fueron  editadas por la Organización Panamericana de la Salud en 2011.

4.- Usted es la Directora del Instituto Espill ¿Qué cometido tiene dicho Instituto?

El Instituto de Sexología y Psicología Espill es una institución privada con vocación social. La promocionar la salud sexual y los derechos sexuales es nuestra misión.

En el año 1983 el Dr. Juan José Borrás Valls y yo fundamos el Instituto, el que él fuera doctor en medicina y yo doctora en psicología influyo sin duda en el enfoque integrador que siempre hemos tenido.  Hemos trabajado muchos años con un fantástico equipo hasta la muerte del Dr. Borrás en 2010. Actualmente seguimos en la misma línea trabajando en las áreas de educación, terapia, investigación, formación de profesionales, colaboramos en medios de comunicación. Durante años tuvimos blogs en el diario el mundo y en el portal de MSN.

Actualmente en el Instituto Espill nos encargamos del Servicio de Servicio de atención psicológica a niños, niñas y adolescentes que han sufrido abuso sexual y/o explotación sexual, así como a personas menores de edad perpetradoras,  a través de un contrato con la Vicepresidencia y Conselleria de igualdad u políticas inclusivas.

En cuanto a formación de postgrado, Codirigimos el Programa de Salud Sexual de la UNED, formación universitaria que comprende dos masters, unos de cínica y otro de la promoción de la salud sexual y un experto.

Tenemos convenios con centros y universidades en España y tenemos una oficina en Colombia y un miembro del equipo que coordina los proyectos en Latinoamérica.

Estamos vinculados con sociedades nacionales e internacionales, Instituto Espill ha sido miembro fundador, entre otras, de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FEES) y de la European Federation Sexology (EFS) ;organizamos congresos y jornadas, entre ellos el 13 Congreso Mundial de Sexología en 1997 y más reciente el 18 Congreso Latinoamericano de Sexología y Educación Sexual en 2016.

Seguimos trabajando cada día con el entusiasmo y el convencimiento de que nuestra misión va más allá del desarrollo cotidiano de nuestras competencias: nosotros entendemos que nuestro trabajo contribuye al desarrollo personal y social para una sociedad más igualitaria y justa. Tenemos muy claro el vínculo entre derechos sexuales y bienestar social y estamos enfocados en ese cometido.

Adjunto un enlace dónde se hace una semblanza del perfil profesional http://valenciaplaza.com/maria-perez-espill

En mi experiencia como sexóloga clínica, he podido ver en consulta el sufrimiento  las personas por no haber tenido una adecuada educación sexual, como los mitos, falsas creencias, desconocimiento de la fisiología sexual se convierte en problemas que se van arrastrando durante años.

5.- ¿Cómo podemos mejorar la salud sexual de nuestros jóvenes?

Sin duda ofreciéndoles una educación que promueva la salud sexual. En mi experiencia como sexóloga clínica, he podido ver en consulta el sufrimiento  las personas por no haber tenido una adecuada educación sexual, como los mitos, falsas creencias, desconocimiento de la fisiología sexual se convierte en problemas que se van arrastrando durante años. También he visto muchos problemas de pareja que se podrían haber evitado si se hubiera preparado a los jóvenes para convivir en pareja, este tema me preocupa mucho porque esta problemática deviene en separaciones y divorcios con un coste personal familiar y social muy grande. En Instituto Espill nos gusta entender la educación sexual como una educación para la convivencia, desarrollar habilidades para convivir en equidad de género y de la manera más saludable y feliz tiene que ser uno de nuestros objetivos cuando abordamos la educación sexual con los jóvenes. Al fin y al cabo la sexualidad debe ser entendida como una manera privilegiada de comunicación, que nos aporte felicidad y bienestar a nosotros y a las personas con las que compartimos, y así se lo tenemos que plantear en nuestras propuestas educativas.

Para terminar y a modo de conclusión:

6.- ¿Por qué cree que es necesario llevar a cabo unas Jornadas de educación sexual y emocional?

Las Jornadas son una excelente manera de promocionar la educación sexual y ya hemos hablado de la importancia que tiene la educación sexual y del impacto de sus beneficios en el área personal y social.