“Que se tome la pastillas del día después y ya está”

Uno de los más revolucionarios avances en contracepción que existe a día de hoy es, sin duda, la “píldora del día después”. Desde su salida al mercado sin receta médica en 2009, su venta no ha parado de crecer, aún cuando una amplia mayoría de mujeres y, sobre todo de hombres, no saben muy bien cómo funciona, pero lo que sí saben es que funciona.

 

En primer lugar, vamos a aclarar que se trata de una píldora anticonceptiva de emergencia, esto quiere decir, que solo se toma una vez y, SOLO SÍ, ocurre algún accidente con los anticonceptivos habituales que utilizamos. Es aquí donde, hemos convertido la pastilla de emergencia en un método peligroso, puesto que su uso se ha convertido en abuso.

 

Se trata de una pastilla que, tomada en las primeras 72 horas tras haber tenido relaciones sexuales de riesgo, evita que se produzca un embarazo. Su eficacia depende de varios factores pero, sobre todo, del intervalo de tiempo entre la relación sexual de riesgo y la toma de la pastilla. Cuando más largo sea este intervalo menor será la eficacia.
Respecto a su uso, han inventado muchas historias que no todas son ciertas, vamos a enumerar unas cuantas de ellas:

 

  • “Es una bomba de hormonas” Esto no es cierto, se trata de un compuesto llamado levonorgestrel, un progestágeno que suele venderse en una dosis (1,5mg) o en dos (0,75mg). Esta dosis sale fuera del cuerpo unas 72 horas después de la toma, por lo que no permanece en el cuerpo demasiado tiempo como para provocar efectos colaterales graves, aunque si hemos de tomar precauciones si tenemos problemas de circulación, cardiovasculares o sobrepeso.
  • “Hace que te venga la regla al tomártela”. Su efecto depende del momento del ciclo menstrual en la que se tome (Imagen 1). Si aun no se ha llegado a la ovulación, provocará una anaovulación, esto es, el ovulo no se liberará del ovario en ese ciclo. Si ya se ha provocado la ovulación (el ovulo viaja por el exterior del ovario) produce un envejecimiento del cuerpo lúteo del óvulo, que tiene como consecuencia que los espermatozoides no puedan fecundarlo. Paralelamente, las paredes uterinas, todos los ciclos menstruales van acomodandose para que un ovulo fecundado se inserte y crezca. Los progestágenos en este caso provocan que estas paredes se desintegren, al igual que ocurre en la menstruación. Dependiendo de cuan rellenas de sangre estén dichas paredes, que depende a su vez del momento del ciclo menstrual, aparecerá un sangrado al tomarte la pastilla o no.
  • “Al tomarmela mi ciclo menstrual se modifica y no me vendrá la regla en varios meses”. Esto no es del todo así, no se produce una modificación, aunque sí una alteración que puede provocar un adelanto o un retraso de la menstruación, en cualquier caso, si no viene el periodo tres semanas después de su toma es recomendable realizarse una prueba de embarazo.
  • “Si ya estoy embarazada, abortaré”. En ningún caso. Esta píldora no tiene ningún efecto para el feto si este ya está creciendo. Han existido pocos casos de embarazos ectópicos (feto insertado en la trompa de Falopio) pero no se ha demostrado que sea consecuencia de la píldora del día después. En cualquier caso no es una píldora abortiva.
como actua
Imagen 1

Toda esta información podéis adquirirla en muchos sitios, sin embargo, los profesionales hemos sido testigos de algunas actitudes que nos preocupan, ya que no están siendo productivas para un buen uso de este tipo de anticonceptivos. Un claro ejemplo es el de muchos jóvenes, sobre todo chicos, que no están dispuestos a ponerse un preservativo, esperando a que, si ocurre algún tipo de “accidente”, sea la chica la que se tome la píldora del día después.

 

Si bien es cierto que este tipo de métodos son muy buenos y nos salvan de muchos sustos, no es agradable para quien se lo administra. Existen consecuencias físicas, emocionales y cognitivas que muchas mujeres sufren tras tomarse este tipo de pastilla y que, por mucho que lo adviertan en los prospectos no nada comparable con experimentarlo.

 

Desde el momento en que un hombre eyacula dentro de la mujer, dicha mujer, si no tiene deseos de ser madre, va a experimentar un halo de angustia por la posibilidad de que dentro de ella esté ocurriendo eso que tanto le da miedo, “la fecundación”. Bien, existe una solución, decide tomarse la pastilla del día después, y ¿qué ocurre?, que los días siguientes va a padecer los mismos síntomas que toda embarazada pueda tener al principio, el dolor en el bajo abdomen es diferente al habitual que tiene con su ciclo menstrual, el dolor y sensibilidad de los pechos también, y lo único que se encuentra en internet ante la pregunta “¿cómo se que estoy embarazada?” es justamente todo lo que le ocurre. Si a eso le sumamos que no experimenta ningún tipo de sangrado y la regla tiene que tardar en llegar, la agonía se prolonga hasta la semana donde, supuestamente le tiene que venir. Además le acompañan los desajustes emocionales, las nauseas, y la paranoia del embarazo que va creciendo conforme pasan los días, los efectos secundarios se vuelven un calvario.

 

Y después de esto, los profesionales nos preguntamos: ¿merece la pena? ¿es necesario pasarlo mal después de tener relaciones sexuales por no utilizar correctamente la amplia gama que existe de métodos anticonceptivos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.