La metodología a llevar a cabo está incluida dentro del Modelo Integral de la sexología, cuyo objetivo general es: que las personas vivan su sexualidad de una forma positiva y satisfactoria. Se centra en la diversidad y las individualidades de cada sujeto, por lo que se va a tener muy en cuenta la opinión, valoraciones, intereses y experiencias de cada persona durante el desarrollo de las diversas actividades que ofrecemos, apoyándonos en sus conocimientos previos.

Esquema

Esta metodología guarda una vinculación estrecha con la denominada educación en valores, tan importante para construir un proceso de socialización positivo. Desde este ámbito fomentamos la tolerancia, el respeto, la igualdad y la diversidad como mecanismos necesarios para un desarrollo integral, sin dejar de hacer alusión a la comunicación positiva, el conocimiento y el placer, elementos imprescindibles para mantener una vida afectiva y sexual satisfactoria y saludable. Por ello atendemos a uno de los pilares de la educación expuestos por Delors. 

“Aprender a ser”, con lo que la educación debe “contribuir al desarrollo global de cada persona: cuerpo y mente, inteligencia, sensibilidad, sentido estético, responsabilidad individual, espiritualidad”. Delors.

 

Esta metodología está basada en las ideas del paradigma constructivista, donde la persona que participa se convierte en el sujeto activo del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Por todo ello nuestra metodología se asienta en los siguientes puntos:

  • Flexibilidad metodológica: al basarnos en las experiencias, deseos y conocimientos previos de los participantes.
  • Activa y participativa: las personas van ser las protagonistas, las que irán construyendo sus propios aprendizajes a través de estrategias que les hagan participar animadamente, teniendo en cuenta en todo momento sus conocimientos previos sobre las relaciones afectivas y eróticas.
  • Facilitar la reflexión y el pensamiento crítico: las personas deben reflexionar y ser críticas para poder alcanzar una libertad de elección adecuada.
  • Clima de confianza: donde puedan hablar de los temas afectivos y eróticos, sin miedos ni coacciones. Deben sentir que son libres de expresar sus sentimientos, ideas y creencias sin miedo a represalias. Diálogo sin tabúes.
  • Enfoque humanista: en el que se trabajará la tolerancia, el respeto, la búsqueda de la propia identidad, promoviendo el pilar educativo propuesto por Delors de “aprender a ser”.
  • Generalizar los aprendizajes: es importante que los aprendizajes que se consigan alcanzar puedan ser generalizados a todo tipo de relaciones futuras.