PREVENCIÓN DEL SEXTING EN JÓVENES.

El sexting consiste en la difusión o publicación de contenidos (principalmente fotografías o vídeos) de tipo sexual, producidos por el propio remitente, utilizando para ello el teléfono móvil u otro dispositivo tecnológico. Las repercusiones del sexting afectan tanto a quien es protagonista de la imagen difundida como a quien la reenvía.

Imagen Sexting2

 

Estas consecuencias van desde las repercusiones legales, por la violación de la privacidad y distribución pornográfica; consecuencias psicológicas, tales como amenazas a la privacidad del menor, sextorsión, grooming; y a riesgos físicos y geolocalización (Delpino Goicochea, M.A et al. 2013). Pero sin duda alguna la gravedad del sexting va mucho más allá, puesto que se convierte en la causa directa de lo que hoy conocemos como ciberbullyingdefinido como “el acoso que usa las TICs (correo electrónico, telefonía móvil, sitio web personal, foros y mensajes de telefonía o texto inmediato (sms)) con fines difamatorios y para apoyar el comportamiento hostil, deliberado y repetitivo de un individuo o grupo, con el objetivo de dañar a otro”. (Masias, O. S 2009)

El contenido del programa queda estructurado en 4 módulos: dos destinados a las relaciones afectivas y otros dos dedicados a las relaciones eróticas.  A través de diferentes tipos de actividades, como debates, visionado de fragmentos de películas o exposición de casos clínicos se promueve la toma conciencia sobre la magnitud del fenómeno sexting, y la discriminación entre relaciones sanas, placenteras y precavidas.